Una dentista gaditana ha indemnizado a una paciente menor de edad con 12.000€, por no haber conseguido lo prometido a sus padres tras un largo tratamiento de seis años.

Cuando la paciente acudió al dentista en el 2004 presentaba una “deficiencia maxilar notable, mordida cruzada bilateral sin espacio para los caninos y apiñamiento inferior”. Tras realizar un estudio ortodóncico, la profesional le indicó un tratamiento que duraría tres años e incluiría la colocación de brackets a los seis meses. En el consentimiento del tratamiento se expresaba que se pretendía lograr “una dentadura sana, fuerte y eficiente” y “una sonrisa bella y atractiva”. Ante las indicaciones señaladas, el Defensor del Paciente destacó que lo prometido era justo lo contrario de lo logrado, ya que la menor quedó con “una defectuosa masticación y oclusión, así como una fea sonrisa”.

Los servicios jurídicos del Defensor del Paciente presentaron una demanda de procedimiento ordinario ante los Juzgados de primera Instancia de Cádiz. Y alcanzaron un acuerdo extrajudicial en el que la dentista indemnizó a la menor con 12.000€.

 

MAXILLARIS Nº 146-SEPTIEMBRE 2011