Según un estudio publicado en la revista estadounidense Cancer, aquellos pacientes que se han sometido de manera regular a radiografías interproximales tienen el doble de posibilidades de padecer un cáncer cerebral.

Esta investigación se llevó a cabo con los datos recopilados de 1.433 pacientes, a las que se le diagnosticaron tumores entre los 20 y 79 años. Este trabajo estuvo dirigido por la Dra. Elizabeth Claus, quien afirma que “el estudio proporciona una oportunidad ideal para que en la salud pública se tome mayor conciencia sobre el uso óptimo de los rayos x dentales que, a diferencia de otros factores de riesgo, es modificable”.

La investigación insta a que los profesionales odontológicos reevalúen cuándo y por qué se utilizan los rayos x en ellos.

El Dr. Michael Schulder, jefe adjunto del departamento de Neurocirugía del Instituto de Neurociencia de Cushing (Oklahoma), afirmó que “la posibilidad de que estos tumores aparezcan en pacientes que se sometieron a radiografías bucodentales anuales sigue siendo baja; sin embargo, los dentistas deben considerar realizar placas de rayos x con menos frecuencia, a menos que los síntomas indiquen la necesidad de imágenes”.

MAXILLARIS 154-MAYO 2012