Un equipo de investigadores internacionales desarrolla en Sheffield (EE.UU.) un nuevo sistema para la detección del cáncer oral mediante la utilización de un microchip.

La investigación, puesta en marcha en la universidad y en los hospitales de dicha ciudad, podrá revolucionar el proceso de detección del cáncer oral, ya que permitirá lograr, en menos de 20 minutos, un diagnóstico preciso sobre lesiones sospechosas de estar asociadas a este tipo de cáncer.

Actualmente para detectar el cáncer oral hay que realizar una biopsia y enviarla a un laboratorio.

El nuevo método consiste en la remoción de células con un cepillo y la colocación de las mismas en un microchip que se introduce en el aparato de análisis, permitiendo alcanzar resultados en tan solo 8-10 minutos.

Este proceso, además de la reducción de tiempo, también implicaría una disminución del número de visitas a la consulta y de los gastos.

La misma tecnología se está planteando para futuros proyectos de investigación de diagnóstico y gestión de ataques cardiacos, diabetes y otras enfermedades.

MAXILLARIS 137, NOVIEMBRE 10