Durante las últimas semanas, se ha celebrado en Alicante un juicio contra  el Dr. Esteve y una anestesista por la muerte de una niña en enero de 2006., a los pocos días de haber sido operada de una patología bucal en su clínica dental, Tanto al dentista como a la anestesista se les ha acusado de homicidio por imprudencia.

El fiscal solicitó dos años y seis meses de cárcel para el dentista, mientras que la acusación particular elevó la pena a cuatro años de prisión. La defensa pidió la absolución del odontólogo y en el juicio afirmó que “cumplió con todos los protocolos médicos para este tipo de intervenciones.

A lo largo de la vista, los forenses indicaron que era “lógico” que el dentista se subordinara a las indicaciones de la anestesista, y que ésta debió haber detenido la intervención quirúrgica después de que la pequeña sufriese una bradicardia y una bajada en el porcentaje de oxígeno que le llegaba al cerebro.

 

MAXILLARIS 136, OCTUBRE 2010