Según un estudio publicado por la revista británica Gut, existen bacterias orales, en su mayoría presentes en las enfermedades periodontales, que están relacionadas con el desarrollo del cáncer de páncreas. Este hallazgo podría permitir, a través de la alteración del equilibrio de las bacterias, detener el avance de uno de los cánceres más complejos a tratar. Se propaga muy rápido y tan sólo uno de cada 20 pacientes sobrevive cinco años después de ser diagnosticado.

Según destacan los autores, aún no está claro si la presencia de determinados tipos de bacterias es una causa o un efecto del cáncer de páncreas. Sin embargo, sus hallazgos confirman investigaciones anteriores que indican que las bacterias orales juegan un papel determinante en el desarrollo de las enfermedades pancreáticas.

MAXILLARIS Nº 148, NOVIEMBRE 2011