Los probióticos, como se denominan los alimentos, las bebidas y los suplementos dietéticos que contienen microbios vivos procedentes del cuerpo humano, ayudarán en un futuro a diagnosticar y tratar enfermedades. Además, los complejos basados en bacterias serán objeto de receta en consultas médicas de todo el mundo. Esta predicción la han realizado científicos de las universidades norteamericanas de Stanford según ha publicado la revista Sciencie.

El estudio se ha titulado “Sanidad comunitaria: oportunidades terapéuticas en el microbioma humano”.

“Las cremas para la piel y las pastas de dientes del futuro pueden contener cultivos vivos o probióticos que ayuden a tratar la dermatitis atópica y prevenir a caries dental”. Según los científicos, los microbios vivos no sólo ayudarán a tratar las disfunciones y enfermedades, sino también a prevenirlas.

MAXILLARIS 143, MAYO 2011