Recientes investigaciones sugieren que la afición a los videojuegos está relacionada con una peor salud bucodental, especialmente entre los adolescentes. Un estudio de las British Dental Health Foundation sugiere que los jóvenes que pasan muchas horas al día jugando con las videoconsolas tienen más del doble de posibilidades de padecer caries dental.

La razón hay que buscarla en la costumbre que tienen los jugadores de picotear alimentos con elevados niveles de azúcar e hidratos de carbono, así como ingerir bebidas carbonatadas y ácidas.

Cada vez que se consumen alimentos o bebidas azucarados, los dientes sufren un ataque ácido. Por esta razón es importante reducir el consumo de estos productos o hacerlo durante las comidas, para minimizar así, el número de ataques y, en consecuencia el riesgo de caries.

El estudio se basó en exámenes dentales de adolescentes entre 12 y 16 años. Se descubrió que aquellos jóvenes a quienes los padres controlaban el número de horas de juego, solían picotear menos que los que no tenían reglas al respecto.