Los cambios de última hora en las facturas así como el cobro de tratamientos por sorpresa o de prótesis que no funcionan copan la mayor parte de quejas de los pacientes. Con todo ello, la Odontología es el ámbito de salud que más reclamaciones acumula, seguida por la burocracia y las negligencias. La salud bucodental concentra el 19% de las reclamaciones.

Se sostiene que el paciente tiene la impresión de que los servicios del dentista son caros, “a los que hay que sumar el importe añadido de pruebas o bien de tratamientos que no estaban acordados de antemano”.

MAXILLARIS 143, MAYO 2011