Los mayores de 12 años tendrán derecho a ser informados sobre su afección.

Los niños discapacitados disfrutarán a partir de ahora, de prestación farmacéutica gratuita. Así lo establece la nueva Ley de Derechos de Salud de Niños y Adolescentes, aprobada ayer en Les Corts con los votos a favor del PP y el PSPV. Compromís pel País Valencià votó en contra de la norma que vela por los derechos sanitarios del menor desde su gestación.

El texto aprobado establece que la Consellería de Sanidad asumirá gratuitamente la prestación farmacéutica de los menores con una minusvalía igual o superior al 33% y asegura que los mayores de 12 años tengan derecho a ser informados, siempre en función de su grado de madurez y en presencia de sus padres o tutores.

Entre otras novedades figura la garantía de una atención sanitaria a los menores en situación de alta vulnerabilidad, por diferentes motivos. Para los enfermos crónicos, por ejemplo, la Consellería facilitará la atención de diferentes consultas en el mismo día. Además, velará por la confidencialidad de los informes sanitarios que emitan los médicos a niños portadores del virus del SIDA en aquellos procesos de matrícula o cambio de centro escolar.

La norma regula los derechos de promoción de la salud, prevención de minusvalías psíquicas y físicas, exámenes de salud y calendario de vacunas, junto a medidas que favorecen los conocimientos de puericultura por parte de los responsables de la atención sanitaria.

También se recogen los derechos propios del niño hospitalizado y el consentimiento informado de los menores, y se alude a la salud de los adolescentes de forma específica, como el derecho a un medio ambiente saludable.

Otra de las novedades es que insta a la Consellería de Sanidad, en colaboración con aquellas competentes en educación y en atención a los menores, a desarrollar programas educativos y formativos dirigidos a las familias, menores, personal docente y sanitario, para promover la adquisición de hábitos saludables, tratar la prevención de las enfermedades transmisibles, de las relacionadas con la alimentación, de las lesiones por accidentes, y la atención preventiva de las enfermedades.

Aunque la ley obtuvo el respaldo no sólo del PP, como era previsible, sino también del principal partido de la oposición, el PSPV, los diputados de Compromís votaron en contra porque, en su opinión, el texto es retrógrado y obedece a los dictados de la jerarquía católica. En este sentido, lamentan que la nueva norma es "antiabortista" porque protege al menor "desde su gestación".

La parlamentaria Marina Albiol criticó además que la ley no garantiza la atención buco dental gratuita a los niños y adolescentes, en desarrollo del plan estatal.