Las muestras de saliva pueden revelar la presencia de cáncer u otras enfermedades graves, según ha mostrado una investigación de la Facultad de Odontología de la Universidad de Malmö (Suecia), que señala que en el futuro puede ser posible detectar enfermedades graves en sus primeras etapas con la ayuda de una simple prueba de saliva.

Si se confirma esta investigación, realizada a unas 500 personas, la prueba de la saliva ahorraría tiempo y dinero tanto a los profesionales sanitarios como a los pacientes. Además, al ser una prueba simple, un mayor número de personas podrían realizarse un examen preliminar.

“Vamos a ser capaces de llegar a sectores de la población que no hemos llegado antes, por lo que aumentaremos las posibilidades de detección de enfermedades en una etapa temprana. Hoy en día, se puede utilizar una muestra de saliva para determinar si un paciente sufre una enfermedad inflamatoria, pero no podemos decir si la enfermedad se encuentra en el estómago o en las articulaciones”, ha puntualizado el investigador. 

MAXILLARIS Nº 168, SEPTIEMBRE 2013