Agentes de la Policía Nacional de Alicante detuvieron a principios de octubre a dos hombres, gerentes de una clínica dental situada en el centro de la ciudad, acusados de estafar a una docena de pacientes al cobrarles por anticipado los tratamientos y cerrar el negocio sin previo aviso y sin acabar los servicios.

Los presuntos estafadores aprovecharon el mes de agosto para anunciar el cierre por vacaciones y así, no levantar sospechas, dándoles tiempo para planificar su huída.

GACETA DENTAL Nº 230, NOVIEMBRE 2011