Un equipo de odontólogos de la Universidad de Nueva York ha logrado la primera prueba a largo plazo que sostiene que la enfermedad periodontal puede aumentar el riesgo de disfunción cognitiva asociada al Alzheimer, tanto en individuos sanos como con funciones cognitivas dañadas.

Los resultados de este estudio sugieren que los sujetos, con funciones cognitivas normales, bajo situación de inflamación periodontal “corren mayor riesgo de sufrir una disminución de dichas funciones que los individuos en las mismas condiciones cognitivas sin problemas periodontales”.

El estudio presenta la evidencia de que la inflamación de las encías puede contribuir a la inflamación del cerebro, la neurodegeneración y la enfermedad del Alzheimer.

MAXILLARIS 137, NOVIEMBRE 10