El comisario europeo de la salud, John Dalli, recibió una pregunta sobre la seguridad de las amalgamas dentales. A continuación se reproduce la contestación que la Comisión Europea da a este respecto:

“La Comisión es consciente de que algunas organizaciones están exigiendo la prohibición de la amalgama dental. Debería tenerse en cuenta, no obstante, que otras organizaciones son de la opinión contraria, como en la resolución recientemente adoptada por el Consejo de Dentistas Europeos, según los cuales, la amalgama dental sigue siendo el material de empaste más adecuado para muchas de las reconstrucciones dentales.

Según la opinión científica adoptada por el Comité Científico de Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados en mayo de 2008, la amalgama dental es un material reconstructivo efectivo y puede considerarse como el material de elección para determinadas reconstrucciones. Se observan algunos efectos adversos locales de forma ocasional con empastes de amalgama dental, incluso reacciones alérgicas, pero la incidencia es baja y normalmente se subsana de forma inmediata.

Según este Comité Científico de Riesgos Sanitarios Emergentes, los materiales alternativos no están exentos de limitaciones clínicas y peligros toxicológicos. Pese a que la amalgama dental está formada de componentes conocidos sobre los que se han llevado a cabo amplios estudios, todavía falta información sobre su composición completa y su exposición a determinados materiales alternativos. Basándose en el conocimiento científico actual, la Comisión no ve suficiente justificación para proponer medidas restrictivas sobre el uso de la amalgama dental por motivos de seguridad humana. Cualquier propuesta legislativa que estipule medidas restrictivas deberá construirse sobre datos y pruebas fiables, así como sobre una valoración sólida de su impacto. La Comisión supervisará los avances científicos en este campo y reexaminará su posición en caso de que surjan nuevas pruebas”.

 

MAXILLARIS 142, ABRIL 2011