Actualidad

Hace algo más de un mes, que me sorprendió la reacción de dos higienistas dentales al apoyar la propuesta de trabajo que una clínica dental le había hecho a una conocida (carente de titulación alguna), para desempeñar funciones de higienista dental. Ambas, »compañeras» de la profesión, se dedicaron durante meses a respaldar esta propuesta de intrusismo profesional, argumentando motivos de igualdad. Ninguna de las dos informaron a la »intrusa», de las consecuencias de aceptar la propuesta; ya que esta practica ilegal, ya está ya contemplada en el código penal.

Por mi parte, haciendo uso de la buena intención, le adjunté una fotocopia sobre la última sentencia por intrusismo profesional publicada en nuestra revista, La Voz de HIDES. Al día siguiente, sufrí una avalancha de calumnias sobre mi acción por parte de la interesada y a su vez, por una de las higienistas que le apoyó en su decisión.

Parece mentira que nuestro colectivo no se encuentre tan unido como imaginábamos algunas. Creo que actitudes como estas, deberían estar penalizadas de alguna manera. Es un insulto para todos los compañeros que han luchado y continúan luchando por defender lo que somos y tenemos. Sería necesario que más de uno recordara lo importante que es trabajar en equipo, en la misma dirección, y no apoyarse en la envidia y las ganas de practicar una competencia desleal.

Por favor seamos éticos entre nosotros y, llevémoslo a la práctica.

Ana Mejías Parra

Higienista Dental