Algunos padres de familia de Reino Unido han decidido pagar algo más de 1.000 libras para congelar células madre de los dientes de leche de sus hijos, lo que les podría ser útil en el caso de que los menores desarrollaran una enfermedad cuando crezcan, según ha publicado Dental Tribune. BioEden es el primer banco de dientes y en él se pagan 950 libras por el proceso de congelación, más una cuota anual de 90 libras.

Cuando el diente de leche del niño se cae, esta empresa procede a recogerlo en un contenedor especial, que se envía por correo al laboratorio de la empresa en Cheshire.

Según afirma el Dr. James, »mientras nos manden el diente antes de las 48 horas de su caída y esté sano, podemos cosechar las células». BioEden extrae las células de la pulpa del diente y luego las congela.

MAXILLARIS, Nº 128, ENERO 2010