Los miembros del proyecto Visión 2020, lanzado por la Federación Dental Internacional (FDI) con el propósito de trazar un mapa mundial de la salud oral para la próxima década, adoptó en su última reunión dos acuerdos fundamentales: se concluyó que la salud oral debe considerarse como un derecho fundamental; y por otro, se defendió una generalización del principio de “salud oral en todas las políticas”.

El equipo de la FDI para el proyecto Visión 2020 considera que el papel de la profesión consiste en “ayudar a los pacientes a mantener un estado saludable a través de una buena salud oral”. Bajo este concepto, el programa se basará en los siguientes principios básicos: el papel esencial de la salud oral en el área de la prevención; la responsabilidad de los agentes dentales en la adopción de diferentes modelos efectivos de cuidados orales; el refuerzo de la educación en la próxima década (tanto de los profesionales como del público en general); la nueva percepción de la realidad socio-económica y la reducción de las asimetrías en el acceso a los cuidados de salud oral; la promoción de la tecnología y la investigación y la búsqueda de soluciones para una odontología ecológica.

En la fase inicial del proyecto se realizó una encuesta, en la que participaron los representantes de 35 entidades nacionales profesionales, de cara a averiguar las prioridades del sector. Entre las conclusiones destacaron el aumento de la demanda de cuidados de salud oral, la distribución geográfica desigual de profesionales, los cambios que se están produciendo en cuanto a los tipos de cuidados de salud oral, los avances biomédicos y la insuficiencia de los modelos educacionales.

MAXILLARIS 154-MAYO 2012