El Juzgado de lo Penal número 1 de Jerez de la Frontera (Cádiz) condenó el pasado 3 de mayo a dos auxiliares de clínica como autoras de un delito de intrusismo profesional. La sentencia impone una pena de doce meses de multa con una cuota diaria de cinco euros, con responsabilidad personal subsidiaria de seis meses de privación de libertad y el pago de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular.

En el procedimiento judicial quedó probado que realizaron actos propios de dentistas, tales como diagnósticos, extracciones, endodoncias, prescripción de medicamentos, aplicación de anestésicos y realización de suturas. Todo ello se llevó a cabo pese a carecer de la correspondiente titulación oficial.

Las numerosas denuncias recibidas a primeros de 2007 en el Colegio de Dentistas de Cádiz se notificaron a la Unidad de Centros de la Delegación de la Consejería de Salud en Cádiz, que instruyó un procedimiento sancionador por infracciones administrativas a la normativa sanitaria. Este procedimiento llevó a retirar la autorización de funcionamiento a la clínica dental y poner los hechos en conocimiento del fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Cádiz, por si eran constitutivos de delito penal.

 

MAXILLARIS, Nº 144, JUNIO 2011