El Parlamento Europeo aprobó el pasado 19 de enero una norma que clarifica los derechos de los pacientes que deseen recibir asistencia sanitaria en un país perteneciente a la Unión Europea distinto del suyo.

La nueva legislación establece las condiciones para el reembolso de los tratamientos realizados en el extranjero e introduce un sistema de autorización previa, que el paciente deberá obtener en el país de origen.

Como norma general, será el país de afiliación (residencia) el que sufrague los gastos que habrían sido abonados en su territorio por el mismo tratamiento. En caso de que exista una diferencia de precio, éste correrá a cargo del paciente.

Las autoridades nacionales podrán exigir una autorización previa cuando los pacientes deban ingresar en el hospital al menos una noche o en el caso de tratamientos especializados.

Los estados miembros deberán crear puntos nacionales de contacto para dar información a ,os pacientes que estén pensando en solicitar un tratamiento en otro país de la UE.

La asistencia médica en el extranjero puede beneficiar a los pacientes en lista de espera o que no disponen de tratamientos especializados en su país.

 

MAXILLARIS 140, FEBRERO 2011