Un estudio publicado por la Universidad de Granada señala que el consumo de agua embotellada durante la infancia evita la aparición de defectos en el esmalte dental y alteraciones en la mineralización de los tejidos duros dentales durante el periodo de formación de los dientes.

El estudio pone de manifiesto que los niños que reciben medicación habitual durante los primeros años de vida tienen más del doble de riesgo de padecer defectos en el desarrollo del esmalte dental que el resto.

El 60,30% de los escolares que participaron en este trabajo y habían sido medicados de manera habitual presentaban defectos en el desarrollo del esmalte dental, según la investigación llevada a cabo por la Dra. María Jesús Robles, del Departamento de Estomatología de la Universidad de Granada, y dirigida por los Dres. Angustias Peñalver, Matilde Ruiz y Manuel Bravo.

Para el análisis, se seleccionaron al azar cuatro centros escolares de la provincia de Granada, de enseñanza primaria y/o secundaria, y se tomó una muestra de escolares de entre 3 y 12 años.

MAXILLARIS Nº 146-SEPTIEMBRE 2011