En la pasada Asamblea General Ordinaria del Consejo General de Colegios de Dentistas de España, se aprobó la actualización del Código ético de la Odontología de España.

Entre las principales novedades destaca que los ciudadanos podrán presentar en cualquier Colegio Oficial sus dudas, reclamaciones o litigios relacionados con el ejercicio profesional odontológico para que los Colegios Profesionales actúen como mediadores; se obliga a los odontólogos y estomatólogos a anteponer los criterios clínicos frente a los posibles intereses comerciales de los centros. Y en aquellos casos en los que el gerente es dentista, independientemente de si ejerce o no la odontología, éste también deberá de someterse obligatoriamente al nuevo Código Deontológico; en cuanto a los tratamientos rehabilitadores mediante prótesis, se reconoce el derecho del paciente a proponer que su prótesis sea fabricada por un determinado protésico dental, aunque señala también que el facultativo no podrá ser obligado, en ningún caso, a trabajar con un protésico que no sea de su confianza; además, se contempla que la opinión de los pacientes menores de edad también deberá de ser tenida en cuenta por los facultativos, y que el secreto profesional no deberá ser respetado únicamente por los profesionales sanitarios, sino también por todo el personal que trabaje en la clínica dental; otra de las novedades que se incorporan es que los pacientes deberán conocer en todo momento la identidad del dentista que le está tratando, y que el dentista no podrá ser responsabilizado de las incidencias, complicaciones o mala evolución de los tratamientos, cuando el paciente no haya adoptado todas las indicaciones dadas por el facultativo.