El Consejo Estatal de Medicina manifestó el pasado mes de septiembre su rechazo a la posible apertura de nuevas facultades de Medicina, además de las que ya cuentan con planes de estudios aprobados.

Los estudiantes de Medicina quieren alertar a la sociedad médica, educativa y a la ciudadanía en general sobre los riesgos de este aumento en la oferta universitaria, por lo que piden la realización de un estudio demográfico estatal sobre las necesidades futuras de médicos, aprovechando la creación del registro de profesionales, que permitan valorar con mayor rigor la idoneidad de estos nuevos centros. También denuncian que estas aperturas responden a presiones que no atienden al interés general ni a las necesidades reales.

En los últimos cinco años, se ha pasado de 28 facultades de Medicina a 40, lo que ha supuesto subir de los 4.500 estudiantes de nuevo ingreso a los más de 7.000 actuales. Mientras tanto, las plazas de formación especializada (MIR) se han reducido hasta poco más de 6.000.

 

MAXILLARIS 180, OCTUBRE 2014